Recetas

Sopa de miso

El miso es una pasta obtenida de la fermentación de la soja (o soja con cereales) con sal marina y hongo koji, que es el que produce la fermentación. En Japón y China se usa hace cientos de años y a priori es, básicamente, un condimento. Ahora bien, no es un condimento cualquiera ya que tiene propiedades fantásticas para la salud, entre ellas alcaliniza la sangre y ayuda a mejorar nuestra flora intestinal, favoreciendo así la absorción de nutrientes en nuestro digestivo. Como todo alimento fermentado, su consumo presenta muchas ventajas, si quieres saber más puedes leer Los beneficios de comer fermentos (pickles).

Antes de empezar a estudiar macrobiótica pensaba que eso de la sopa de miso debía de ser algo muy complicado de preparar, hasta que me di cuenta de lo equivocada que estaba ya que es algo bien sencillo de cocinar. Esta sopa es simplemente una sopa de verduras con un poquito de algas y el condimento del miso, así, sin más. Se puede preparar en cualquier época del año, lo que sí es importante, como siempre, es que las verduras que utilicemos sean de temporada, y también locales.

De hecho, en macrobiótica el miso se considera casi una medicina y se recomienda comerlo todos los días, normalmente en forma de sopa. Yo me he acostumbrado a esta sopita y la verdad es que, no sé si será medicinal o no, pero a mi cuerpo le encanta y lo que si tengo claro es que engancha, y mucho, por algo será. Pero no me creas, prueba a prepararla y a introducirla en tu alimento diario y a ver qué pasa… 🙂

Tiempo de preparación: cortar las verduras 10 minutos, cocerlas 20 minutos, así que tiempo total son unos 30 minutos.

Ingredientes (para 4 platos):

  • 1 cebolla mediana
  • 1 zanahoria
  • 1 trozo de puerro
  • 1 trozo de alga wakame previamente remojada (unos 2 cm por persona)
  • Perejil picado
  • 1 chorro de aceite de oliva
  • 1 pizca de sal
  • 1 cucharada sopera colmada de miso (ver tipos en cosas a tener en cuenta)
  • 1 litro de caldo vegetal (o de agua)

Ingredientes

Utensilios:

  • Cuchillo y tabla para cortar
  • Cuchara de madera
  • Olla con su tapa
  • Colador con una cuchara

Utensilios

Preparación:

  1. En primer lugar, cortamos y picamos las verduras a trocitos pequeños.
  2. Poner la olla a calentar unos minutos y cuándo la base esté muy caliente echar el aceite y acto seguido añadir la cebolla y darle vueltas.
  3. Dejarla rehogar 1 minuto y añadir el resto de las verduras.
  4. Rehogarlas durante 2 minutos más.
  5. Añadir los trozos de alga wakame y la sal.
  6. Mezclarlo todo bien dándole vueltas.
  7. Añadir el agua y llevar a ebullición.
  8. En el momento que empiece a hervir, bajar el fuego al mínimo y cocerlo así, tapado, durante 15 minutos.
  9. Pasado ese tiempo añadimos el miso. Es importante que el miso esté al fuego, pero que no hierva, ya que perdería sus propiedades. Yo lo que hago es bajar el fuego al mínimo y, cuando deja de hervir, lo añado a la sopa con la ayuda del colador y una cuchara y lo dejo 2 minutos más.
  10. Servir con el perejil picado.

Sopa de miso

Cosas a tener en cuenta:

  • El miso se añade en el momento de comerlo, si no pierde las propiedades. Por ejemplo, en mi caso, yo cocino una olla grande, como para 4-5 platos de sopa. Lo que hago cada día es que pongo en un cazo pequeño la sopa que quiero comer y añado el miso (unos 2/3 de cucharita pequeña por plato) y el resto queda en la nevera. Y así cada día.
  • En macrobiótica se utiliza un colador un poco especial que es en vertical. La verdad es que es muy útil, pero por supuesto no imprescindible, nos apañamos con cualquiera. Si no tenemos colador, también hay solución: sacamos un poco de agua de la sopa, la ponemos en un vaso, diluimos ahí el miso, y de vuelta a la sopa.
  • En general en esta sopa se añade alga wakame, pero si no la tienes en casa puedes añadir otras algas o no añadir ninguna si no tienes en ese momento.
  • Puedes añadir unos trocitos de tofu cortado en trozos pequeños.
  • El perejil se añade porque es una hoja verde y fresca, para darle polaridad al plato, pero si no tienes puedes sustituirlo por cebollino, puerro, berros o hojas de nabos.
  • Hay varios tipos de miso que puedes utilizar:

Mugi miso: de soja y cebada, es el más utilizado en nuestra latitud ya que lo podemos usar durante todo el año en los climas templados

Shiro miso: de soja y arroz blanco, es más dulzón y se usa para salsas y postres o en épocas del año de más calor

Hatso miso: de soja y sal, se usa en climas muy fríos

Genmai miso: de soja, arroz y sal, también común durante todo el año en los climas templados

  • Esto es la sopa de miso base, pero se pueden añadir unos fideos de arroz o de sarraceno, sustituir unas verduras por otras, algas, etc. ¡Lo mejor es ir probando y experimentando a ver cual es nuestra favorita!

Como siempre, ¡Que te aproveche! Si pruebas a hacer la receta me encantaría escuchar tu opinión. ¡Cuenta, cuenta! 🙂

7 thoughts on “Sopa de miso

    1. No solo es que esté buenísima, es que además es facilísima de hacer y los beneficios que reporta son muchos. Una vez la pruebas ya no puedes dejar de comerla, verás!

      Liked by 1 person

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s